UNA BODA NAVIDEÑA

No puedo comenzar a escribir sin decir: “FELIZ NAVIDAD!!!”.

Son unas fechas que, para mí, son muy especiales. Las calles se iluminan y se llenan de gente paseando. Son días de reuniones con los que más quieres y de recuerdos de los que faltan pero, que seguro, que están a nuestro alrededor acompañándonos.

En esta época se percibe cierta alegría y felicidad en el aire. Se pueden ver  a las personas más relajadas, no van corriendo por las calles estresadas sino que las ves sonriendo, cantando villancicos o acompañando a sus familias a llevar la carta a los Reyes Magos.

origin_3129024171

Por ese motivo, por qué no celebrar ese “día especial” en estas fechas?

Poder estar acompañados de todos los que amáis, en un ambiente de felicidad por el reencuentro con las personas, que a lo mejor, hace mucho tiempo que no veíais.

Un manto de nieve a vuestro alrededor, copos blancos que se posan en vuestra cabeza…

Un momento que quedará seguro en el recuerdo de los invitados.

¿Una ceremonia de boda el 31 de diciembre?

Creo que no hay mejor manera de comenzar un nuevo año de felicidad que arropado por los que más amas. Con una decoración que represente vuestra esencia y lo que realmente sois.

Se me ocurren mil ideas, como colocar en la entrada del restaurante un árbol de deseos para que vuestros invitados puedan escribir en él sus sueños para el año que entra, centros de mesas con pequeños toques de esencia navideña adornados con colores grises y blancos que aporten un toque de glamour a la ceremonia. Me imagino un “sitting” con una chimenea en la que se pueda observar el rastro de nieve dejado sin querer por Papá Noel, un árbol de Navidad cercano a la chimenea donde se puedan encontrar los regalos concedidos a los más pequeños, una tarta nupcial engalanada por dos muñecos de nieve totalmente enamorados… todo esto con el toque personal y original de Bodas Mágicas que conseguirá seguro, dejar con la boca abierta a los invitados.

centro mesa

chimenea

 

Además, pienso que el frío no tiene por qué ser un impedimento para vosotros y para vuestros invitados. Qué os parece servir unos buenos churros con chocolate después del baile, o poner en la calle unas buenas mantas para los invitados que quieran dar una paseo por los alrededores o simplemente salir a fumar un cigarro?

Después de leer estas letras solo puedo deciros que os animéis a celebrar vuestra boda en una estación del año tan bonita como puede ser el invierno.

Deja un comentario